LECTURAS BREVES, EXPRERIENCIAS, REFLEXIONES, IRONÍA, MITOS, EN FIN… EL CARNAVAL DE ESTAR VIVO.

ÚLTIMAS ENTRADAS

COMO EN LAS PELÍCULAS FRANCESAS, ARMANDO RODRÍGUEZ DÉVORA

Después de hacerle el amor; encendió un cigarrillo y lo fumó, pensativo: como en las películas francesas…

Luego se levantó del lecho y empezó a vestirse lentamente: como en las películas francesas…Ir al desenlace

LA MOSCA, SLAWOMIR MROZEK

Me molestaba una mosca. La espantaba, pero ella volvía, entonces yo la seguía espantando. Por fin dijo:

         —Si no, no. Yo esperaré hasta…

No voló lejos y se posó en un perro muerto.

         —Hasta … ¿qué? —pregunté…Ir al desenlace

UNA SALA ENORME, DE MARISOL GÁMEZ…Entonces recordó su discurso: “Nosotros vamos a la luna y colocamos nuestra bandera en ella”. Suspiró. Desde la luna, el mundo se veía pequeño…Ir al desenlace

Nuestras risas desbordadas inundan la estancia. El recuerdo de incidentes y travesuras de aquellos tiempos juveniles, nos arranca carcajadas espontáneas, nos fustigan hasta las lágrimas...Ir al desenlace

…¿Sería una jugada de su desesperada soledad? Imaginaba a esa mujer azteca bajo un gran penacho de plumas de águila extrayéndole el corazón a los víveres para lanzarlos a la hoguera, la de su deseo…

RESEÑA DE AVES NEGRAS, DE MARISOL GÁMEZ...Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé! Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma…”. Por ello, el título de Aves Negras es significativo; ya que ofrece cinco narrativas cortas, escritas con pulcritud e intención…Sigue leyendo

El profesor Jones trabajó en la teoría del tiempo durante muchos años.
—Y he encontrado la ecuación clave—informó a su hija un día—. El tiempo es un campo. Esta máquina que he hecho puede manipular, e incluso invertir ese campo.
Oprimiendo un botón al hablar, prosiguió:
—Esto debe hacer correr el tiempo hacia…Ir al desenlace

…te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca.

Salsa agridulce, de Juan García Armendáriz

Éramos ya los últimos clientes del restaurante y nos invadía la euforia: brindamos por nuestra amistad eterna. Fue después que poco a poco languideció la conversación hasta acabar en un silencio de jugadores de ajedrez.

Habíamos agotado la segunda botella, y la chica, junto al resto del servicio… Ir al desenlace

ADQUIERE EL LIBRO AQUÍ O

CÓMPRALO POR MERCADO LIBRE

…“¿Y si en mí no existieran la ternura, la sensualidad, doctor? ¿Si tan sólo busco algo que le dé sentido a mi vida fuera de la maternidad, de la pareja? Siempre me ha gustado...Ir al desenlace Publicado en el diario El Clarinete, 25 marzo 2021