Monólogo de la espalda

Me acosa
esta lumbre invisible
y nocturna
Cruz de minera
en busca de plata
que se encorva

Soy un llano
en la defensa
anclada al cielo.

Fronteras de carne
me repliegan
el tejido… el día… la noche…la cama

Al azar
expulso mis cristales
los encajo al mar
viscoso de la sangre

Me rompo cada día,
apago la cara de la tarde
y me ciego a las estrellas

Cuanto añoro el brío
de los dorsos nuevos
ignorantes de la marcha

Como ansío
la dureza del hueso,
la fatal planicie
sobre la piedra, la sequía,
mi noche de mártir olvidado
el sonido de polvo
y fuego impuro.

Publicado por Escritura a pleno sol

Autora de Aves negras, libro de cuentos. Ed. Mesa Literaria 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: