Negación

Al salir de la habitación noté su mirada. Me recorrió de pies a cabeza con el aire melancólico de los últimos meses. Aun así, mamá se esforzó por que todo fuera como cada mañana; sonrió, me besó la frente y me ofreció el desayuno. “Yo sé lo que te sucede, mamá”, podría decirle, pero no lo haré. Y ella podría decirme: “has cambiado”, pero tampoco lo hará. Ambas seguiremos fingiendo, ella que soy una niña y yo que soy mujer.

Publicado por Escritura a pleno sol

Autora de Aves negras, libro de cuentos. Ed. Mesa Literaria 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: