Mar y Sol

Mar y Sol

He querido ser una sola. Marisol, para ser precisa, pero no he podido. Algunas veces he sido Mar, otras he sido Sol. Nos hemos esforzado por llevarnos bien, congeniar y ponernos de acuerdo para tomar decisiones correctas. Nos levantamos temprano, nos vestimos y salimos del dormitorio, pero al bajar la última escalera comienza la discusión. Si gana Mar, se cocina el desayuno de los niños, pero Sol se molesta y frunce los labios porque debe esperar varias horas para escribir el cuento que por lo pronto se reduce a imágenes palpitantes; eso en el mejor de los casos, si no es que termina en el olvido. Si gana Sol, una mañana irreal nos espera en divertidos sueños lúcidos, pero Mar se siente culpable porque los niños se alimentan de cualquier cosa.

Y el resto de la tarde Sol se enoja con Mar por tener que lavar los trastos, y Mar con Sol por aferrarse a seguir escribiendo algo que nadie lee.

“Los niños pronto se harán grandes y se irán y yo me quedaré sin cumplir mis sueños. Mira cuántas canas tienes”, reprocha Sol. “Pero ¿te has dado cuenta de lo bellos que son?” responde la otra.

Y aunque esto ha sido por años, en las noches la relación se torna más armoniosa. A oscuras, en el cuarto, nos sentamos frente a frente y, creyendo que todo es posible, planeamos el siguiente día.

Publicado por Escritura a pleno sol

Autora de Aves negras, libro de cuentos. Ed. Mesa Literaria 2020.

Un comentario en “Mar y Sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: