Leamos minificciones de Ana María Matute

Los niños tontos

El historiador Philippe Aries se percató de que en la sociedad medieval no existía el concepto de infancia. Durante la guerra civil española, quizá, la sociedad lo dejó de lado, o al menos esa fue mi impresión al leer Los niños tontos, de Ana María Matute.

Esta autora, utiliza objetos de la infancia cuya connotación es, por lo general, agradable y les da significados tristes. Un escaparate de juguetes es un deseo odioso. El carrusel de la feria, un sitio divertido, lleno de luces, es un sitio frío y solitario. Los juguetes se convierten en un recuerdo doloroso, y la muerte, es una presencia constante en las vidas pueriles en esa época.

Portada de la edición Austral

Estas minificciones, transmiten inocencia, sin embargo, son tramposas porque nos llevan a un lugar oscuro. Los niños tontos tienen una gran capacidad de asombro, en ingenua transparencia creen que pueden ser felices, no obstante, su entorno, pronto se encarga de regresarlos a su realidad, al sufrimiento de la pérdida, y a la carencia del mundo adulto; que ilusos, que tontos.

Publicado por Escritura a pleno sol

Autora de Aves negras, libro de cuentos. Ed. Mesa Literaria 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: