Lecturas en un minuto

La mosca, Slawomir Mrozek

Me molestaba una mosca. La espantaba, pero ella volvía, entonces yo la seguía espantando. Por fin dijo:

         —Si no, no. Yo esperaré hasta…

No voló lejos y se posó en un perro muerto.

         —Hasta … ¿qué? —pregunté.

         No dijo nada. Tampoco insistí temiendo que me sé la respuesta de todos modos.

Publicado por Escritura a pleno sol

Maestra de creación literaria y escritora independiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: