5 cuentos que deambulan en el polvo

Historias que nos sumergen en mundos dispares y que nos hacen hundirnos en esos vericuetos del alma humana y su comportamiento. 5 mujeres distintas: una ama de casa, una mujer culta, de mundo, una chica guapa, otra con vislumbres de ángel y una escritora. La más terrenal es la ama de casa. Vive en su pequeña esfera, vive y más bien sobrevive. Las otras tres mujeres, a pesar de ser tan distintas, se ligan por el amor.

El amor que cada una experimenta o sueña, también varía, claro. La quinta mujer es difusa, parece ser real y ficticia, seria e irónica. Y es ese caleidoscopio de miradas el que nos envuelve. El que nos guía poco a poco y de la mano nos muestra la diversidad de formas y colores que puede ocultar un sujeto.

La ama de casa pasa de la practicidad a la tristeza, a encerrar en una frase esa soledad que nos conforma y nos rodea, pero su contexto la obliga a actuar con frialdad.

La segunda mujer es tan cotidiana, tan anclada al mundo, está construida con los retazos de palabras que nos han inculcado y han quedado grabados en nuestra mente: la estabilidad es a lo que aspiran los seres humanos, afirma. Pero ¿hay algo que en verdad sea estable? Por eso fingir que se encuentra algo que no existe constituye un encierro, una jaula; es la contraposición de la chica-ángel. Esta mujer ante el susto de sus alas se las corta, las despedaza y una vez que las ve en ese estado, se lamenta.

La chica universitaria sintetiza lo ilusos (o más bien ilusas) que somos en ocasiones, tanto en cuestiones prácticas como en temas amorosos. Y por ello, su evolución es galopante: pasa de esa ingenuidad al cinismo total.

La cuarta mujer, en cambio, me hace pensar y sentir que merece un párrafo aparte: es tan misteriosa, tan mundana, tan práctica, tan segura de sí que desarma. Si volar fuera humano, en verdad que ella lo encarnaría, pues su palabra es etérea y firme, como el vuelo de un pájaro. Nos deja en el umbral de la duda y el desconcierto, pero al mismo tiempo, nos eleva. Cerrar los ojos y abandonar todo: irse, sin volver la vista atrás, en un salto de fe absoluta.

La quinta mujer es la amalgama, el eslabón que une la cadena, el genio creador, la Unamuno que crea como la diosa que es, esa ficción ¿o realidad? Borrosa. Esta mujer es la protagonista de la quinta historia, que es una meta historia, que pertenece al mundo del Enrique Torres, personaje de Augusto Monterroso que se desdobla y nos cuenta con ironía, honestidad y quizá engaño (mezcla originalísima) sus encuentros con las letras.

Y ese final, según la categorización de Lauro Zavala, tan posmoderno, tan abierto, valga la redundancia, hace aún más borrosos sus límites.

Mujeres con matices y secretos, su historia nos es contada por una mirada ajena, por la propia: desde una subjetividad que descubre el subterfugio o desde un reflejo que pretende comprenderse, salirse de sí, explicarse.

El lenguaje empleado se funde con el contexto, los caracteres corresponden perfectamente con lo que plasman. Y los destellos de alguna frase, de alguna imagen: asombran. La certeza en la aproximación a esas almas diversas, absorbe.  Es esa mano que nos toma y nos guía, nos muestra y de repente nos suelta y nos deja reflexivos, sujetos a esa peculiaridad que acaba de desfilar ante nuestros ojos.

5 mujeres es un aperitivo que se pasea entre los sabores cotidianos, los que abruman, los que chispean y asombran. Es un desfile corto y contundente de visiones y emociones, de sensaciones. Dice verdades profundas en un suspiro, como no queriendo, es veladamente crítico también. Ser mujer, es ser humano, es estar henchido de voces y deseos, de sueños, de silencios; atrapado en imposiciones, con un cuerpo a veces imperceptible y que, en otras ocasiones, estalla.

Thercy Arvizu

Publicado por Escritura a pleno sol

Autora de Aves negras, libro de cuentos. Ed. Mesa Literaria 2020.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: