Se daba su lugar, Rita Acevedo

Andrea, la sirvienta, está preocupada. —En el Socorro—explicó —el padre nos dijo que hay otra vida. Si uno supiera, señora, que le va a tocar una casa buena, como ésta, en que la tratan a una con consideración, no me importaría; pero francamente, trabajar allá con desconocidos, con déspotas que abusan del pobre…