Una sala enorme

Apagué el televisor y di algunas vueltas en la cama antes de caer en el sopor del descanso. Mis oídos aún eran habitados por Kamala Harris hablándole a la nación. La imaginé volviendo a casa después de tomar protesta como vicepresidenta. Agotada y satisfecha se tiró en el sofá cuando escuchó el timbre. Protegidos conSigue leyendo “Una sala enorme”