Sin título, de Gabriel García Márquez

…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de la ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modoSigue leyendo «Sin título, de Gabriel García Márquez»

Alas, de Enrique Anderson Imbert

Yo ejercía entonces la Medicina, en Huamahuaca. Una tarde me trajeron un niño descalabrado: se había caído por el precipicio de un cerro. Cuando, para revisarlo, le quité el poncho, vi dos alas. Las examiné: estaban sanas. Apenas el niño pudo hablar le pregunté:―¿Por qué no volaste, m´hijo, al sentirte caer?―¿Volar? ―me dijo―. ¿Volar, paraSigue leyendo «Alas, de Enrique Anderson Imbert»

Revolución, de Slawomir Mrozek

En mi habitación la cama estaba aquí, el armario allá y en medio la mesa. Hasta que esto me aburrió. Puse entonces la cama allá y el armario aquí. Durante un tiempo me sentí animado por la novedad. Pero el aburrimiento acabó por volver. Llegué a la conclusión de que el origen del aburrimiento eraSigue leyendo «Revolución, de Slawomir Mrozek»

El otro tratado

“Villa de Guadalupe Hidalgo. 3 de enero de 1848”, gritó el pregonero. Hizo una pausa para continuar.             “Ayer, a las seis de la tarde se firmó en esta población el tratado de paz entre los representantes de los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América que pone fin al estado de guerraSigue leyendo «El otro tratado»