Leamos minificciones, de los mejores escritores

El libro de la imaginación, de Edmundo Valadéz El libro de la imaginación es una alternativa de lectura. Lo más fresco de lo viejo. Una exquisita selección de mitos, epigramas, agudezas, reflexiones, anécdotas que con la gracia de la estética breve, postmoderna, enriquecen la literatura. Al leerlo, puedes considerarte en la etapa de iniciación aSigue leyendo “Leamos minificciones, de los mejores escritores”

Leamos minificciones de Juan José Millás

Articuentos En los Articuentos de Juan José Millás las fronteras entre la realidad y la ficción se tornan borrosas. Por un lado, su estilo, entre lo argumentativo y narrativo, lo sitúan en el campo de la minificción; por otro, sus temas, ponen de manifiesto, la crítica política, cierta reflexión, las paradojas de la vida uSigue leyendo “Leamos minificciones de Juan José Millás”

Leamos minificciones, de Julio Cortázar

Cronopios y famas, de Julio Cortázar Humorismo, amor a los detalles de la vida cotidiana, lo lógico- científico como antesala de lo irónico-fantástico y protagonistas abstractos (cronopios, famas y esperanzas) es lo que encontramos desde la primera página. Minificciones desconcertantes cuya intención se antoja paródica. El tono explicativo de una “normalidad” dan indicios de queSigue leyendo “Leamos minificciones, de Julio Cortázar”

Divergente

Disimulando mi desencanto por su terapia, le pregunté al psicólogo cuándo me daría de alta. El hombre canoso colocó su bloc de notas sobre la mesilla, se cruzó de brazos, hizo un gesto incómodo. Esforzándose por ser empático explicó que mi ternura maternal, mi sensualidad innata estaban aún encapsuladas en algún momento de mi pasado,Sigue leyendo “Divergente”

Fin, de Frederic Brown

El profesor Jones trabajó en la teoría del tiempo durante muchos años.—Y he encontrado la ecuación clave—informó a su hija un día—. El tiempo es un campo. Esta máquina que he hecho puede manipular, e incluso invertir ese campo.Oprimiendo un botón al hablar, prosiguió:—Esto debe hacer correr el tiempo hacia hacia tiempo el correr hacerSigue leyendo “Fin, de Frederic Brown”

Una sala enorme

Apagué el televisor y di algunas vueltas en la cama antes de caer en el sopor del descanso. Mis oídos aún eran habitados por Kamala Harris hablándole a la nación. La imaginé volviendo a casa después de tomar protesta como vicepresidenta. Agotada y satisfecha se tiró en el sofá cuando escuchó el timbre. Protegidos conSigue leyendo “Una sala enorme”

Leamos cuentos

Las Aves negras, vuelo de la memoria y la imaginación. Podemos afirmar que, en la literatura, todas las historias ya están contadas; y que lo único novedoso puede ser la forma para narrar lo mismo. Por eso, el oficio de tejer narrativa se vuelve retador, no sólo en los temas, sino en las formas deSigue leyendo “Leamos cuentos”

El que no tiene nombre, Fermín Petri Pardo

Yo soy el que todo lo ve, el que todo lo sabe, el que todo lo dice. Yo vi a Dios hacer el mundo y hacer al hombre. Y después vi al hombre hacer su primera fogata, su primera ciudad, su primera guerra. He conocido a los profetas. He visto nacer y morir a reyes,Sigue leyendo “El que no tiene nombre, Fermín Petri Pardo”

La escena perfecta, de Marisol Gámez

“¡Apaga eso! ¡Cancelaré el estreno!” Gritó con furia el director en la oscuridad del cine. Se dio un puñetazo en la rodilla. La película no es ni la caricatura de lo que tuvo en mente antes de la filmación. “La actuación es pésima, la crítica nos hará pedazos” dijo de camino a la salida. “EstaSigue leyendo “La escena perfecta, de Marisol Gámez”

La niña que no estaba en ninguna parte, de Ana María Matute.

Dentro del armario olía a alcanfor, a flores aplastadas, como ceniza en laminillas. A ropa blanca y fría de invierno. Dentro del armario una caja guardaba zapatitos rojos, con borla, de una niña. Al lado,entre papel de seda y naftalina, estaba la muñeca, grandota, con mofletes abultados y duros, que no se podían besar. EnSigue leyendo “La niña que no estaba en ninguna parte, de Ana María Matute.”