La sirena, Marcial Fernández

La vi y me quedé boquiabierto: sin duda era una sirena. Cabellos rojos, rostro de infanta, pechos frondosos y cola de pez. En ese momento sentí que mi sola presencia la aterró, y pues se revolvía espantosamente como si quisiera escapar de algo: su torso desnudo y su monstruosa cola emergían y desaparecían a rasSigue leyendo «La sirena, Marcial Fernández»

Lecturas en un minuto

La mosca, Slawomir Mrozek Me molestaba una mosca. La espantaba, pero ella volvía, entonces yo la seguía espantando. Por fin dijo:          —Si no, no. Yo esperaré hasta… No voló lejos y se posó en un perro muerto.          —Hasta … ¿qué? —pregunté.          No dijo nada. Tampoco insistí temiendo que me sé la respuestaSigue leyendo «Lecturas en un minuto»

Leamos minificción, de Max Aub

Crímenes ejemplares, de Max Aub ¿Qué son los Crímenes ejemplares? En cierta ocasión, Max Aub escribió que era un irónico tributo a la caridad y al amor fraternal. No olvidemos que esel propio criminal quien, en fingida confesión, da su propia versión de los crímenes, que se ejecutan como favor a sí mismo y, deSigue leyendo «Leamos minificción, de Max Aub»

Divergente

Disimulando mi desencanto por su terapia, le pregunté al psicólogo cuándo me daría de alta. El hombre canoso colocó su bloc de notas sobre la mesilla, se cruzó de brazos, hizo un gesto incómodo. Esforzándose por ser empático explicó que mi ternura maternal, mi sensualidad innata estaban aún encapsuladas en algún momento de mi pasado,Sigue leyendo «Divergente»