Nuevo monumento en París

Yo los vi en el centro del parque. A pesar de sus andrajos de pordiosero pude reconocer a Oscar, el creador, hablando con su creación, el Príncipe Feliz, quien, como Dorian, a pesar de los años seguía hermoso. Oscar lo miró con extrañeza, él mismo había decidido otro final para ese personaje. El Príncipe, contentoSigue leyendo «Nuevo monumento en París»